COLABORAR     COLABORADORES

¿Cómo se puede concretar la aportación? ¿Existe alguna modalidad concreta?

Para alcanzar las metas que ahora nos planteamos, resulta necesaria la implicación económica de personas que valoren nuestro proyecto y estén dispuestas ayudar con sus donaciones. Hay muchas fórmulas para colaborar. Las más habituales pueden ser:

Donación personal del dinero. Es la colaboración más sencilla de ejecución. Estas donaciones pueden reducir la cuota líquida del IRPF en un 25% del importe donado (con un límite en función de la base imponible).

Donación societaria. La responsabilidad social de algunas corporaciones puede llevarles a repartir parte de sus resultados entre iniciativas de interés social. Estas donaciones pueden reducir la cuota líquida del I.S. en un 35% del importe donado (con un límite en función de la base imponible).

Convenio de colaboración empresarial. Mediante esta fórmula, una entidad mercantil no se limita entregar un donativo puntual, sino que se compromete de manera estable al sostenimiento de entidades de carácter social, considerando esas cantidades como gasto de su propia explotación económica. Al ser considerados gasto, minoran la base liquidable sin ningún límite.

[Existen otras fórmulas que también pueden ser utilizadas: Cesión temporal o donación de bienes (rentas, acciones, fondos de inversión, inmuebles, joyas, obras de arte), herencias y legados, patrocinio de aulas, etc.]